Hipoteca de tipo fijo y variable

Hipotecas de tipo fijo y variable

Con la subida de los tipos de interés, seguro que has escuchado que las hipotecas variables se están viendo perjudicadas. Y una de las opciones, si es tu caso, podría ser pasarte a una hipoteca de tipo fijo.

Pero ¿has valorado las ventajas e inconvenientes de hacer ese cambio? Vamos a valorar los posibles costes y detalles de hacer este tipo de operación.

Cuando firmas una hipoteca de interés fijo estás aceptando, en el momento de la firma, los intereses que vas a abonar sobre el capital durante toda la vida activa de dicha hipoteca.

Es decir, que tu cuota mensual no sufrirá modificaciones desde el primer mes hasta el último.

Por el contrario, una hipoteca de interés variable sí que sufriría alteraciones, cada seis meses o cada año, coincidiendo con la revisión periódica del valor de euríbor. Este indicador es el interés más común a considerar para calcular la cuota mensual que debes abonar.

Con lo que, si el euríbor baja, tu cuota será menor y si sube tendrás que pagar más.

Por lo general, las hipotecas de tipo variable son más habituales, porque cuando el euríbor está bajo, como ha pasado en los últimos años, los intereses y cuota de salida eran menores que en las hipotecas de tipo fijo. Por lo tanto, más atractivos.

No obstante, con la reciente subida, muchas familias han visto subir sus cuotas en 100, 200 o más euros mensuales, lo que supone más de 1.200 € adicionales al año.

Esto indica que las hipotecas de tipo variable han dejado de ser interesantes.

Ventajas de cambiar tu hipoteca variable a fija

Aquí es importante escoger bien el momento del cambio. Si en el momento del cambio de hipoteca los intereses están bajos, conseguirás mejores condiciones a tipo fijo.

Otra ventaja es que este cambio aportará estabilidad a tu economía familiar. Podrás prever mejor tus gastos futuros si sabes que tu cuota va a ser siempre la misma.

Y, finalmente, ya no te afectará la inestabilidad del mercado a futuros, porque tendrás más certidumbre y seguridad.

Inconvenientes al cambiar tu hipoteca variable a fija

Los principales inconvenientes dependerán un poco del sistema que te proponga tu banco para realizar ese cambio. Porque podrían ofrecerte, en el mejor de casos, una subrogación a una hipoteca nueva o una cancelación con un alta.

Eso significa que podrías tener que pagar los gastos derivados de la operación.

Por otro lado, la nueva cuota sería mayor a la que estés pagando, por norma general, ya que la hipoteca de tipo fijo establece unos valores medios para que sea un producto rentable para los bancos.

Por ejemplo, una hipoteca variable según el euríbor podría rondar los 0,85 de interés más un 1 del euríbor (aproximadamente), con lo que los intereses mensuales serían del 1,85 %. Sin embargo, en una de tipo fijo podrían ofrecerte unos intereses entre un 2 y un 3 %.

Y el último inconveniente y más obvio, es que no podrás volver a beneficiarte de las bajadas en el tipo de interés.

Siempre puedes negociar

Los bancos siempre van a ofrecerte diferentes opciones, con lo que siempre tenéis la puerta abierta para negociar. Pero también es cierto que no están obligados a ofrecerte alternativas, ya que tú dispones de un acuerdo firmado con ellos.

Si en este caso firmaste en su día una hipoteca de tipo variable y sigue en vigor mientras te queden cuotas por pagar. Es decir, ya tienes un producto hipotecario contratado para con el piso en cuestión, con lo que tendrías ese servicio cubierto.

Si tu banco no te ofrece soluciones interesantes, otra opción es cambiar tu hipoteca a otro banco y aprovechar para escoger una hipoteca a tipo fijo. Pero asegúrate de leer bien todos los pormenores y de entenderlos.

Tómate tu tiempo para comparar productos y asegúrate de que escoges la mejor opción. Valora las ventajas e inconvenientes que supone el cambio antes de tomar decisiones y consulta las previsiones sobre el mercado inmobiliario y toda la información que pueda serte de utilidad.

Desde la Inmobiliaria Viviendas Palencia, aconsejamos que se busquen varias entidades financieras, que comparen las condiciones y si hay dudas, que busquen el mejor asesoramiento para escoger la mejor opción antes de cambiar de modalidad.

 

Únete a la discusión

Comparte esta entrada

SÍGUENOS

TE PUEDE INTERESAR

Comparar listados

Comparar